• pt-br
Close
  • Latinamerican Contemporary Design

Andres Pulido: Diseño bien hecho.

Arquitecto de profesión pero heredero de una tradición “cacharrera” heredada de su abuelo, un finquero que tenía un completo taller para hacer y arreglar los apertrechos de su finca, heredó la afición por la carpintería hasta llegar a ser uno de los más destacados diseñadores de muebles colombianos. Con el hablamos de diseño, auto-producción y la situación actual de un sector arrinconado por las importaciones baratas.

Andres Pulido empezó a producir sus muebles en el año 2000,  en parte por la difícil situación que afrontaba la construcción en ese momento, ofreciendo sus piezas a las tantas buenas tiendas de diseño que existían entonces con bastante éxito. Su primer diseño hasta hoy en producción fue un banco para bar en tubo de acero inoxidable y bastidores de madera curvada con recubrimiento melamínico de alta presión  ( formica) una técnica en boga en los años 50s entonces olvidada.

El butaco por el cual es más conocido en un proyecto de diseño interior de la diseñadora y artista Francina Torner .

Andrés acudió a la excelente base productiva de la ciudad de Bogotá y su región usando su taller para ensamblar.En la actual crisis derivada de la avalancha de importaciones de productos chinos vistosos pero de mala calidad, se mantiene en el mercado, obviamente vendiendo menos, pero a un mercado consciente que busca sobre todo productos de calidad y durabilidad.

De hecho es uno de los pocos sobrevivientes de un mercado anteriormente muy ventajoso para los diseñadores independientes, que sucumbió ante las facilidades de importación de productos baratos, no siempre de buena calidad. Su permanencia es prueba de como el diseño sigue siendo un factor competitivo fundamental, aún en situaciones económicas desfavorables por la existencia cada vez mayor de un consumidor responsable.

Quien compra tiene una responsabilidad,  eso es un gancho como el de dejar el carro y subirse a la bici, no apoyar esquemas foráneos esclavistas, contaminantes y depredadores,  pero que no suene como a vitamina mesiánica eso,  nuestro reto encontrar identidad , o mejor identificación en el producto pero no lo hacemos bien.

La silla de Andres Pulido en un proyecto del también diseñador Nicolas Estrada

Sin embargo, le preocupan sus proveedores y la antes robusta micro y pequeña empresa nacional  y ve sintomas preocupantes que su debilitamiento:

Manejaba como 18 o 20 proveedores entre carpinteros, pintores, metalmecánicos, tornillos, tapones, acero, cromado, torneros, curvadores de madera, tapiceros, enchapadores de melamina, etc, etc, el 80% ya no está, se fueron a otras ciudades, compraron taxi transportan niños a colegios,manejan Uber o son  empleados de empresas.  Algunos se fueron a fincas en otras partes, y he perdido el contacto con varios otros. Pocos siguen pero trabajando en cosas de baja calidad y muebles de combate en la lucha perdida de vender por mejor precio. En la actualidad estoy buscando nuevos productores que me brinden la calidad que necesito. Por la misma problemática han desaparecido del mercado tornillos y herrajes especiales de calidad.

La industria nacional esta grave y este pais no puede vivir solo de ofrecer comercio de importación y servicios para altos estratos, el 80 % de la población no cabe ahí.

La problemática es seria y preocupa por la perdida de oficios y tradiciones actualmente “costosas” para un mercado que hace del bajo precio el factor principal en la compra:

Para quien gusta y conoce de diseño, la prioridad no es solo el precio, sino la calidad, la seguridad, la originalidad, los valores agregados

nuestro problema es encontrar ese cliente o despertar ese interés y consciencia en nuevos clientes potenciales .

 

 

Andres ya vendió en Internet desde la extinta tienda Soho y hoy le apuesta a la tienda de Lacod como su medio on-line  con mucho entusiasmo. Andres como muchos otros diseñadores le aburren los negocios, el correr detrás del cliente, lo suyo es lápiz papel y la experimentación en su taller. Aunque hoy alterna esta labor con algunas horas de clase en la Universidad, lo suyo es el diseño de muebles. Para nosotros es un honor contar con su apoyo y poder ofrecer sus productos.

 

 

 

Andres en su taller. Algunas de las herramientas eran de su abuelo y bisabuelo, aquí haciendo un juguete para su hija.

Tengo las herramientas que usaban para solucionar problemas en sus fincas, antes no era como ahora que uno llama y listo

El banco que tengo lo construyo mi abuelo, no lo compró, con las brocas de espada viejas, arreglaban corrales  hacían pasadores de puertas y montaban goznes. Algunas herramientas incluso vienen de mi bisabuelo y aun se usan y funcionan perfecto.

Seguramente el abuelo estaría encantado con el nuevo uso de sus herramientas y orgulloso de lo que de ellas nace en manos de su nieto.

Related Posts