Close
  • Latinamerican Contemporary Design

Objetos para dejarse sorprender

“Bondi” es un término que proviene del portugués con el que se denomina en Buenos Aires al “colectivo” o autobús. También se suele llamar “bondi” a cualquier agrupación espontánea o informal de personas en pos de un objetivo común.  Este es precisamente el caso de Grupo Bondi, el estudio que lideran desde hace casi una década los diseñadores industriales Eugenio Gómez Llambí e Iván López Prystajko. “Bondi porque es un viaje, porque es argentino, porque conectan, porque son comunitarios, porque son coloridos y adornados, porque se mueven y porque se puede subir y bajar quien lo desee”, explican los socios.

Aseguran que su trabajo se centra en la “experimentación material, conceptual y de los procesos tecnológicos”. De hecho, ellos mismos se encargan de todos los pasos del proceso: dibujar, hacer los modelos, producir los moldes y fabricar las piezas. “Así le transferimos el alma a nuestros objetos, desde el universo de lo mágico, del despertar de los objetos inanimados”, agregan.

El trabajo de Grupo Bondi se hizo más visible desde hace unos años gracias a sus piezas de mobiliario urbano en las que despliegan su humor, inspiración lúdica y una mirada irónica sobre la sociedad y los objetos cotidianos. Es el caso de la línea de bancos Buenos Aires, que remedan a los sillones de estilo capitoné, pero materializados en hormigón y con patas de fundición de hierro para ser instalados en la vía pública. En 2013 aparecieron los primeros en las veredas de la “City”, el corazón financiero de la capital argentina, donde los transeúntes al principio se sorprendían y luego los adoptaron como parte del paisaje. En la actualidad, se multiplicaron en muchas otras locaciones de Buenos Aires, que pueden consultarse en la página web del estudio mediante geolocalización e incluso verse en street view.

“Para nosotros, el espacio público es un lugar de disputa y propuesta, en el que nuestras piezas cobran un valor extra. Ahí tratamos de generar pequeños oasis donde no todo es lo que parece, y entonces hay que acercarse y tocar para comprender. Por ejemplo, nos gusta cuando la gente camina por la calle y se queda perpleja porque se genera un fenómeno de descontextualización”, explican.

Los bancos están hechos mediante colada de hormigón en moldes totalmente flexibles, según un proceso tecnológico único desarrollado por ellos, que permite lograr piezas complejas con contrasalidas imposibles de lograr con los métodos tradicionales de colado, y generar terminaciones superficiales con texturas de apariencia textil y morfologías blandas.

Pero su producción no se limita al espacio público, sino que su búsqueda conceptual, siempre provista de una mirada sagaz, abarca también los objetos de uso cotidiano.  Por caso, la cubetera Hielos Argentinos, hecha de caucho de silicona, sirve para hacer “cubitos” de hielo con la forma de las islas Malvinas, objeto de una larga disputa diplomática con el Reino Unido, que llegó incluso al enfrentamiento bélico en el crudo invierno patagónico de 1982.

Otras de sus producciones, en cambio, operan sobre la transformación del uso de un objeto ya existente. Por ejemplo, la serie de lámparas Trofeo, hechas con trofeos de los que se usan como premios de competencias deportivas. O el Parrichango: un carrito de supermercado estándar (“chango”, en Argentina) convertido en parrilla mediante el agregado de una pieza de chapa de 1,5 milímetros de espesor cortada por laser. Este producto está incluido en la serie de objetos Hágalo Usted Mismo (DIY), y en la página web del estudio se puede encontrar el instructivo para descargar en forma gratuita el archivo CAD y mandar a cortar la pieza.

Del mismo modo, su proyecto Plantar un Cesto consiste en fomentar la reutilización de los viejos cestos para bolsas de residuos que cayeron en desuso debido a la instalación en las calles de grandes contenedores. La propuesta del Grupo Bondi es convertirlos en maceteros para plantas y flores. “Reivindiquemos este hermoso icono de la cultura barrial”, convocan desde su estudio-taller ubicado, no por casualidad en, Floresta, un típico barrio de Buenos Aires alejado de todo glamour o circuito de diseño.

www.grupobondi.com.ar

 

Related Posts