El diseño industrial es de oficio, pero ante los cambios derivados de esta época de la información, algunas facultades, especialmente en Bogotá, le apuestan a una formación diferente.  El efecto colateral ha sido una enorme confusión en el mercado. El indicador más claro: caída en picada de la demanda para estudiarlo